Después de pasar una refrescante mañana en las piraguas tocaba una tarde de aventura en las tirolinas y pasos encordados….. En las imágenes se les ve tan sueltos que parece que están en su natural elemento. Por la noche la traca final: barbacoa a la luz de la luna y entrega de premios: el nuestro, bien merecido por cierto, a la deportividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Cambiar a la versión Móvil