No hay otra palabra para definirlo. Nos salió un día soleado (demasiado ya que no llevábamos crema). El paisaje a los 2000 metros de altura, todo absolutamente nevado, y ver a nuestros pies una caída de 1000 metros con Ordesa al fondo no tiene palabras. Lo comprenderéis cuando veáis las fotos a continuación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Cambiar a la versión Móvil