Una excursión para repetir. Para dos de los participantes era la primera vez que hacían una ferrata y la verdad es que la experiencia ha sido muy positiva. Josete, Javi y Lucas fueron los integrantes de la expedición. Les dio tiempo de poder hacer desde la altura de 100 metros, suspendidos en el aire, muchas fotos que os mostramos a continuación. Siempre con la seguridad que dan los arneses. La parte más emocionante fue subir unas escaleras verticales kilométricas mientras el agua te caía encima. Después de la ferrata comieron en un parque de Broto, y otra vez para casa. Repetiremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Cambiar a la versión Móvil