Es que en Aneto (como su nombre hace intuir) tenemos un gran espíritu montañero. Este domingo pasado un grupo de 7 aguerridos subimos al Oturia. Es el primer paso del entrenamiento que nos llevará a subir este julio el Monte Perdido y el Aneto.

En esta ocasión hubo tiempo para todo: subir el monte, hacernos fotos, visitar las ermitas de Santa Orosia, y hacernos unos huevos fritos con frankfurts que nos dejaron tumbados (literalmente, nos echamos una buena siesta).

¿A qué esperan los rezagados para apuntarse?

Lucas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Cambiar a la versión Móvil