Este fin de semana, un grupo de valientes decidimos honrar el nombre de nuestra asociación, y subir el pico más alto del Pirineo: el Aneto.

Cenando en casa de la Familia López-Blanco

Cenando en casa de la Familia López-Blanco

Salimos el sábado por la tarde según lo previsto, a las 16.45h. Recogimos los crampones (palabra nueva para Miguel, que no fue hasta el final que consiguió decir crampones, en vez de carampones, o cabrones) y los piolets, y nos fuimos a buscar al resto de la expedición a Villanueva de Gállego. Llegamos puntualmente a las 8 a Benasque para asistir a Misa vespertina y nos fuimos a la casa de la familia López-Blanco que tan amablemente nos dejó (muchas gracias!). Después de cenar, tuvimos una sesión técnica del uso de los crampones y el piolet. Nos fuimos a dormir pronto ya que a las 4.30 nos teníamos que levantar.

Amanecía cuando empezamos a caminar

Amanecía cuando empezamos a caminar

La emoción de la excursión hizo que todo el mundo se pusiera en pié al instante al sonar el despertador. La recogida y desayuno fue rápida. A las 5 salíamos hacia la Besurta, el párking donde dejamos la furgoneta. Después de preparar todo el material, a las 6 en punto salimos hacia el refugio de la Renclusa. A partir de allí, empezaba una cuesta larga llena de rocas del tamaño de un coche. Menos mal, que a partir de la mitad, empezaba una cuesta nieve que nuestras rodillas agradecieron mucho.

El glaciar del Aneto y al fondo nuestro objetivo

El glaciar del Aneto y al fondo nuestro objetivo

Allí pusimos en práctica los consejos de Josete y Javi sobre el uso de los crampones, y empezamos la subida. La cuesta termina en el Portillón, una endidura que permite el paso entre los dos valles. En el Portillón hicimos una parada técnica para reponer fuerzas. Nos encontramos con la peña montañera de Barbastro que nos dieron algunos consejos antes de continuar. A partir del Portillón, empieza el glaciar del Aneto, donde nos pusimos los crampones, cogimos el piolet, y nos pusimos a andar. En cabeza se situaron compitiendo por quien llegaba antes los hermanos Garcés, y Pablo Saumell. Les seguía de cerca Javi D. y Javier R. Lucas, José María, Josete y Miguel, cerraban la expedición. Bruno fue el primero en coronar el Aneto, a las 10.50. Le siguió muy de cerca su hermano Germán, y Pablo.

¡Todo el mundo llegó a la cima del Aneto!

¡Todo el mundo llegó a la cima del Aneto!

La cima superior del Aneto sólo es accesible a través de un paso rodeado por dos acantilados de más de 100 metros de caída. Ese paso, sólo lo hace gente preparada, con arneses, o con experiencia en pasos peligrosos. Es por ello, que sólo los que tenían más experiencia pasaron hacia la cima superior del Aneto, para poderse hacer la foto con la Virgen del Pilar, que preside nuestros Pirineos.

En la cima permanecimos más de una hora. Las vistas eran espectaculares, el viento fresco tonificador, y la cola para pasar el paso de Mahoma larga. Por ello la bajada la empezamos pasada la 1 del mediodía. No tuvo nada que ver con la subida. Fue una auténtica diversión para todos tirarnos cuesta abajo por la nieve (con cuidado y sólo en los sitios seguros) frenándonos cuando lo requería la situación con el piolet. Germán, Miguel y Bruno acabaron el el trasero helado! Si la subida, había sido agónica y épica, la bajada fue divertidísima. Germán se clavó alguna roca haciendo culenbajen, mientras a Miguelito se le llenó de nieve todo el interior del pantalón. Se lo pasaron bomba (incluso Lucas y José María que compitieron en velocidad con los demás).

Miguel fue coronado como caballero de los 3000 por un experto

Miguel fue coronado como caballero de los 3000 por un experto

La llegada a la Besurta fue un alivio para nuestras piernas cansadas. Un poco de aperitivo, y vuelta a Zaragoza, un poco más tarde de los esperado, pero felices y contentos. ¡A seguir coronando tresmiles!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Cadete A
Juvenil
  • Identificación

  • Cambiar a la versión Móvil