CRÓNICA CONVIVENCIA TERUEL 1º Y 2º ESO

Comenzamos la convivencia el viernes 1 en Aneto, donde nos reunimos en el patio para jugar un rondo. Allí Sergio demostró que es mejor no interponerse entre él y su balón. Después cenamos, y a continuación nos reunimos en la sala de estudio para jugar a un mix de juegos de mesa como scrabble, trivial, scattegorix…; donde sacamos en común que un sifón NO es una herramienta.

Después nos reunimos en la capilla para hacer el examen de conciencia y nos fuimos a dormir. Al día siguiente, después de despertarnos todos en un sitio totalmente diferente al lugar donde habíamos empezado (como por ejemplo Miguel Camín), fuimos a Misa, y desayunamos. Al finalizar el desayuno (y después de recogerlo), comenzamos nuestro calvario de casi 4 horas estudiando, que Ismael nos amenizó con la historia de sus infinitas “novias”.

Después de esta terrible inyección de sabiduría (y me refiero al estudio y no a las historias de Ismael), comimos en Aneto, y partimos hacia Teruel. Por el camino, fuimos viendo nieve, más nieve, mucha, mucha más nieve… hasta que llegó un momento en el que no pudimos resistirnos más y convencimos a Lucas para que parara la furgo, y nos bajamos corriendo a disfrutar de una auténtica batalla campal de bolas de nieve (en la que Miguel Angel recibió tantos bolazos como células tiene en su cuerpo, y César fue el primer valiente en adentrarse en ese infinito horizonte blanco). Chipiados y con barro hasta los topes, nos subimos a la furgo y jugamos, reímos, hasta llegar a Teruel.

Una vez en Colina (el club donde nos alojábamos), descargamos los bultos, y hubo algunas personas que no consiguieron resistirse a jugar en el maravilloso campo de fútbol de Colina. Después nos dirigimos al polideportivo San Fernando para jugar un triangular de Fútbol contra los chicos de Teruel. Después de una paliza aplastante por parte de Aneto, volvimos a Colina, donde nos esperaba una rica merienda basada en leche y bollos con chocolate, que nos sirvió para el increíble juego que nos esperaba. Para el juego, nos habían preparado una habitación llena de humo, y varios tíos grandes, fuertes e inteligentes para proteger su fortaleza y no dejarnos penetrar en ella (entre los que se encontraban Oscar Cambra y el tato, “especial”, que nos hicieron morder el corchopan), después nos quedamos en el polideportivo, donde jugamos a fútbol hasta la hora de cenar.

Germán demostró sus pocas habilidades de equilibrio cayéndose de una silla y recibiendo un coscorronazo de aúpa.

Finalmente, por la noche después de cenar, jugamos una partida al Dixit dónde Ismael demostró sus habilidades en el juego haciendo una remontada monumental (había empezado perdiendo estrepitosamente) y adelantando en la última partida a Miguel Camín, que ya se proclamaba campeón. Por lo menos consiguió el segundo premio.

Después de una noche de sueños y conciertos a varias voces (instrumentos de aire a cargo de nuestro apreciado “Permanente”), nos hemos despertado, duchado y vestido, y desayunado rápidamente para posteriormente ponernos a estudiar y aprovechar bien la mañana. Después jugaremos un partidazo de fútbol 7. Ya os contaremos cómo ha ido.

Sergio Pérez

Un pensamiento sobre “Crónica del primer día de la convivencia en Teruel”

  1. Margarita dice:

    Es estupendo que estudies mucho y además lo paseis tan bien con estos supermonitores que montan planes divertidos para pasar el puente. Ya veo que todo fue muy bien y las crónicas nos encantan ( aunque no hay que abusar de la palabra “infinitas”, porque no es para tanto).
    Bueno, enhorabuena por todo y seguir así, que los padres/madres agradecemos todo lo que nos contais y las fotos de todo para disfrutar un poco también con vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Cambiar a la versión Móvil