La asociación Cultural y Deportiva Aneto es una respuesta a la preocupación de los padres por la formación de sus hijos. Es un centro educativo de actividades extraescolares y de tiempo libre, complementario a la familia y al colegio, donde se ayuda a los chicos a ocupar bien bastantes de esas horas de después de salir de clase, o del fin de semana, o de una parte de las vacaciones, al tiempo que se forman, hacen buenos amigos y aprenden cosas interesantes.

Por supuesto ―igual que sucede en el colegio―, no se trata de abandonar la educación de los hijos en los educadores y monitores de Aneto: esa tarea sigue siendo plena responsabilidad de los padres, aunque reciban una ayuda en la Asociación juvenil.

Como es natural, la Asociación Aneto no quiere crear un ambiente cerrado, donde los chicos estén excesivamente protegidos; buscamos que haya un ambiente muy abierto, y que los chicos que vengan por aquí tengan muchos amigos y se relacionen con personas de distintos países. No buscamos una “hiperprotección”, sino un ambiente favorable, en el que actuar bien no resulte tan difícil como a veces, por desgracia, les sucede.

Aneto es un centro educativo que cuenta con unos objetivos formativos precisos, con los que busca prestar a los padres una ayuda para que lleven a cabo su misión formadora. Hay un proyecto educativo, adaptado a las circunstancias de quienes acuden, y hay también una serie de medios para el desarrollo de ese proyecto. Y esto, tanto en cada una de las actividades, como en la sesiones específicas de formación ―clases de formación―, o en las conversaciones personales con el monitor y, en general, en todo el ambiente de la entidad. Aneto se distingue en 4 aspectos: la importancia que le otorga al estudio, la atención personalizada, la formación humana y la formación cristiana.

Para alcanzar estos objetivos y por deseo de los padres, la formación cristiana que se imparte está encomendada a la Prelatura del Opus Dei, institución de la Iglesia Católica. Se busca fomentar el ejercicio y el crecimiento en las virtudes humanas y la mejora del carácter:

  1. Laboriosidad: constancia, responsabilidad, reciedumbre, orden y optimismo (estos hábitos se cultivan especialmente a través del estudio bien hecho).
  2. Compañerismo: lealtad, amistad, sinceridad, generosidad, honradez, civismo y solidaridad.

Aproximadamente a partir de los 10 años, los chicos inician una etapa fundamental en su desarrollo: descubren y desarrollan sus cualidades, definen sus aficiones, manifiestan curiosidad por todo, y, en general, comienza la época del cambio, que se agudizará en la adolescencia. Conscientes de estos hechos, la asociación Aneto ofrece una valiosa colaboración, por los siguientes motivos:

  • Por su propuesta experimentada de actividades enriquecedoras para el tiempo libre (deportes, juegos y competiciones, campamentos y convivencias, jornadas de estudio…), adecuadas a la edad de cada curso, desde 4º EP hasta 2º BACH. También en las temporadas de vacaciones.
  • Porque proporcionan medios muy probados para ayudar a los chicos en el rendimiento académico.
  • Porque por medio de la figura del educador y del monitor de la asociación (graduado universitario con experiencia educativa) los padres pueden conocer mejor a sus hijos en su ambiente y con sus compañeros, y consiguen ir completando su formación humana y cristiana.

En todas las actividades que Aneto ofrece a las familias se propone facilitar que cada socio, mediante una adecuada atención grupal y personal:

  1.  Se conozca a sí mismo, sus aptitudes y posibilidades, tratando de desarrollarlas con deportividad y afán de superación.
  2. Sea capaz de valorar las cosas, las personas y los acontecimientos que incidan en su vida (la felicidad, el amor y el dolor, la familia, la sociedad, la naturaleza, la trascendencia, etc.).
  3. Adquiera una facilidad para el esfuerzo continuado en el ejercicio de las virtudes: laboriosidad y estudio, servicio a los demás…
  4. Se implique en su vida familiar y facilite el desarrollo de un ambiente de servicio, cariñoso y alegre, entre padres y hermanos (ayudando en las tareas del hogar, participando activamente en los planes familiares, etc.).
  5. Conozca y se integre activamente en el entorno con el que se relaciona (manifestaciones culturales, deportivas, eventos sociales…).
  6. Sea capaz de apreciar la belleza en la naturaleza, en el arte y la cultura en general, así como de interesarse por el medio ambiente, actuando de forma responsable con el entorno.
  7. Adquiera espíritu de colaboración, ayuda y servicio a los otros; de lealtad, sinceridad, tolerancia, solidaridad y generosidad en el trato con los demás.
  8. Sea autónomo y con capacidad de iniciativa, en su vida individual y en sus relaciones sociales.
  9. Adquiera criterio para enjuiciar sus posibilidades de acción, de modo que pueda tomar decisiones justas y responsables en el uso de su libertad personal.
  10. Sea capaz de actuar libremente conforme a sus convicciones personales.
 
Cambiar a la versión Móvil